Los hilos que comparten dos generaciones: bordar como terapia.

He confesado en anteriores ocasiones, especialmente en Instagram, lo que me gusta a mí un suplemento dominical. Así que mi madre que es muy servicial, los manga los domingos en el bar donde desayuna y los acumula en mi cuarto hasta mi siguiente visita. Al principio le daba cosa “por si el bar tenía cámaras” pero yo creo que ya le mola esa miaja de adrenalina. Sigue leyendo

Marrakech, Essaouira y la magia de viajar.

Lo sabéis si me seguís en Instagram: me enamoré de una platanera y bebí cerveza de estraperlo cada noche. Sucedió en Marrakech hace apenas unos días, tan pocos que aun me estoy recuperando de la ruptura con esos troncos fuertes y altos coronados por unas hojas verdísimas y enormes… Ay, ¡platanera de mi amor!

Le regalé los billetes de avión al darling en Reyes porque no sabía cómo sorprender y ser original sin continuar llenando la casa de muñecos y otros objetos frikis de Star Wars. Y elegí Marrakech, además de porque los billetes eran una ganga (ay que vé, que tó lo tengo que contar), porque estaba dentro de mis destinos más deseados, quizá el que más. Sigue leyendo

¿Por qué envenenas tu cuerpo serrano?

Ya he contado por aquí, por ejemplo en este post  que hace un tiempo que cambié mi alimentación. Cambie la forma en que lo hacía y pasé de pensar que me cuidaba a cuidarme realmente, aumentó mi nivel de consciencia y me hice responsable de la energía que le estaba dando a mi cuerpo y por lo tanto a mi vida. Y ese cambio me llevó a otros igual de necesarios, como el de la cosmética,  y me hizo saber cosas que cambiaron para siempre mi rutina diaria. Porque… Sigue leyendo

Chocolate y amor: una receta y varias historias.

Uhm… qué finde tan delicioso con amigos en Marvao. ¡Tan delicioso como esta receta! Y es que ahora me encuentro tan cansada y con tantas ganas de sofá que me he buscado tareas que pueda hacer algo más relajada, como enseñarte novedades, historias bonitas y una receta con cacao puro. Tan importante es saber hacer frente a los días ajetreados como echar un freno en aquellos en los que te sientas agotada. Sin culpas. Sigue leyendo

Una palabra muy poderosa: CONECTAR.

Cristina, de La Espaciera, vuelve al blog con un post muy inspirador. Leerla es la suerte de poder imaginarme en los sitios que describe. Oler madera en el fuego. Retroceder a la infancia de una. Al verde de los campos, a la vida en el pueblo. Bueno, yo esto lo disfruto a diario. Justo mientras escribo oigo a mis vecinos hablar abajo, en la puerta, sobre las pequeñas cosas de la vida mientras el sol de este agradable veroño les calienta el rostro.

Por eso os recomiendo que no os perdáis este viaje, esta conexión. Sigue leyendo