Os presento a mi abuela, Catalina.

*Aunque ustedes no se vayan a dar ni cuenta, yo me veo venir lagrimón con este post. Lo veo, veo…

Recuerdo que para cuando el colegio acababa, el calor en nuestra casa ya era insoportable. Así que me bajaba a la de mi abuela. En los últimos escalones ya notabas la brisa fresca como un salvavidas. Yo me sentaba en el suelo, que estaba helado, a mirar telenovelas que no entendía hasta que me quedaba dormida. El caso es que la imagen que tengo asociada a un mes de junio y a esa brisilla deliciosa es la de mi abuela sentada en su sillón, con las piernas en alto y un pañito encima donde ponía los hilos que iban trepando hasta sus agujas y con su tintineo incesante se iban convirtiendo en manteles, rebecas, colchas de verano y, por supuesto, adornos para el ajuar de su nieta. Mi abuela ha hecho ganchillo, por lo menos, por lo menos, desde que yo la conocí 🙂

Pero la vista le falló, aunque le quedasen las ganas, y hubo un día en que guardó los hilos y sus trapitos en el baúl gigante que hay a la entrada de su casa. No sé exactamente cuándo porque para entonces seguro que en mi casa ya teníamos aire acondicionado y yo una edad en la que el ganchillo ya no me interesaba nada.

Y años después de que se le fuera la vista, se le fue la cabeza. Y ya no importaba el calor, ni el frío, todos nos bajamos a vivir a su casa. Sigue leyendo

Anuncios

Los bolsos hechos a mano por mujeres más bonitos del mundo.

Qué invento el del bolso, ¿eh? Madrecita, qué haría yo sin esos habitáculos colgantes para guardar cosas. Para guardar nivel Mary Poppins, que cuando te dispones a cambiar las cosas a otro que te va mejor con el look te das cuenta que habías empezado la mudanza. ¿Y de perder cosas dentro? De eso mejor no hablamos. Que ya no se cuántos  microinfartos he sufrido por supuesta pérdida de teléfono o de las llamadas que he hecho a mis amigas buscando hospedaje a altas horas de la noche porque no tenía llaves… Que resulta que si tenía pero estaban en el Narnia de mi bolso. Sigue leyendo

Bolsos bordados y faldas de pana. ¡Lo moderno es ir a la antigua!

Soy de otra época. Eso es así. ¡Otra cosa no puede ser! ¿Si no, de qué iba a acabar vestida otra vez con faldas de cuadros, jerséis de ochos, sombreros de fieltro y abrigos de paño de a saber quién?

Por eso me tienen babeando las prendas de Andrea Martínez: ropa original para chicas diferentes, prendas únicas y femeninas ¡con aires vintage! Faldas y petos de pana y jerséis con lazada. ¡Mi sueño! Todo lo que diseña Andrea se produce en España: ediciones limitadas 100% handmade en pequeños talleres de Barcelona. Sigue leyendo

Estas novedades se llevan la medalla al regalo original.

Diciembre está aquí. Y los turrones casi en la mesa. La semana pasada fue todo el lío del Black Friday y el lunes empalmamos con Cibermonday (todo esto te lo pierdes por no estar en la newsletter, que además lleva descuentos exclusivos). Dios de mi vida, si mi calendario de descuentos parece el santoral que tiene mi madre en la cocina: ¡cada día hay uno distinto! Sigue leyendo

Marchando un variado (de novedades).

Hoy os traigo un mezclaíto, como aquellos discos de Caribe Mix o Los Pitufos Makineros que además, os va a traer más recuerdos noventeros:

Corría 1995 (año arriba, año abajo) subida en el Supercinco rojo de mi padre al que todos llamábamos Totó (ponerle nombre a un coche sólo puede significar que más que lata con motor, es familia). No había cerrado la puerta y ya estaba metiendo a golpes”la cinta” de los Pitufos en el cassette y mi padre, muy de Beatles, aguantando la pedrada hasta que llegábamos al destino. La persona que mezcló las voces de elio de enanos azules con música mákina estaba muy cerca de Satanás.

Sigue leyendo

¡Vuelta al cole! (II) Mochilas y bolsos para aventuras.

Estamos en agosto y la caló aprieta. Así que escribo con el miedo de que no me lea ni el tato y bien podría haber aprovechado este tiempo remojándome el culete porque aquí hace una temperatura del averno.

Pero me la he jugao. Porque traigo unas cosas tan bonitas y tan bien hechas para que este otoño lleves diseño, comodidad y calidad que no puedo más que enseñárselas a todo el mundo. Y bueno, sé yo que algunos pringuis quedamos de currelo detrás del PC y siempre se agradece un post bonico con el que echar el rato en esos ratos que el jefe no mira (no mira porque él sí está de vacaciones en algún “todo incluído”).

Sigue leyendo