Os presento a mi abuela, Catalina.

*Aunque ustedes no se vayan a dar ni cuenta, yo me veo venir lagrimón con este post. Lo veo, veo…

Recuerdo que para cuando el colegio acababa, el calor en nuestra casa ya era insoportable. Así que me bajaba a la de mi abuela. En los últimos escalones ya notabas la brisa fresca como un salvavidas. Yo me sentaba en el suelo, que estaba helado, a mirar telenovelas que no entendía hasta que me quedaba dormida. El caso es que la imagen que tengo asociada a un mes de junio y a esa brisilla deliciosa es la de mi abuela sentada en su sillón, con las piernas en alto y un pañito encima donde ponía los hilos que iban trepando hasta sus agujas y con su tintineo incesante se iban convirtiendo en manteles, rebecas, colchas de verano y, por supuesto, adornos para el ajuar de su nieta. Mi abuela ha hecho ganchillo, por lo menos, por lo menos, desde que yo la conocí 🙂

Pero la vista le falló, aunque le quedasen las ganas, y hubo un día en que guardó los hilos y sus trapitos en el baúl gigante que hay a la entrada de su casa. No sé exactamente cuándo porque para entonces seguro que en mi casa ya teníamos aire acondicionado y yo una edad en la que el ganchillo ya no me interesaba nada.

Y años después de que se le fuera la vista, se le fue la cabeza. Y ya no importaba el calor, ni el frío, todos nos bajamos a vivir a su casa. Sigue leyendo

Anuncios

Bolsos bordados y faldas de pana. ¡Lo moderno es ir a la antigua!

Soy de otra época. Eso es así. ¡Otra cosa no puede ser! ¿Si no, de qué iba a acabar vestida otra vez con faldas de cuadros, jerséis de ochos, sombreros de fieltro y abrigos de paño de a saber quién?

Por eso me tienen babeando las prendas de Andrea Martínez: ropa original para chicas diferentes, prendas únicas y femeninas ¡con aires vintage! Faldas y petos de pana y jerséis con lazada. ¡Mi sueño! Todo lo que diseña Andrea se produce en España: ediciones limitadas 100% handmade en pequeños talleres de Barcelona. Sigue leyendo