Los bolsos hechos a mano por mujeres más bonitos del mundo.

Qué invento el del bolso, ¿eh? Madrecita, qué haría yo sin esos habitáculos colgantes para guardar cosas. Para guardar nivel Mary Poppins, que cuando te dispones a cambiar las cosas a otro que te va mejor con el look te das cuenta que habías empezado la mudanza. ¿Y de perder cosas dentro? De eso mejor no hablamos. Que ya no se cuántos  microinfartos he sufrido por supuesta pérdida de teléfono o de las llamadas que he hecho a mis amigas buscando hospedaje a altas horas de la noche porque no tenía llaves… Que resulta que si tenía pero estaban en el Narnia de mi bolso. Sigue leyendo

Anuncios

Estas novedades se llevan la medalla al regalo original.

Diciembre está aquí. Y los turrones casi en la mesa. La semana pasada fue todo el lío del Black Friday y el lunes empalmamos con Cibermonday (todo esto te lo pierdes por no estar en la newsletter, que además lleva descuentos exclusivos). Dios de mi vida, si mi calendario de descuentos parece el santoral que tiene mi madre en la cocina: ¡cada día hay uno distinto! Sigue leyendo

¡Vuelta al cole! (II) Mochilas y bolsos para aventuras.

Estamos en agosto y la caló aprieta. Así que escribo con el miedo de que no me lea ni el tato y bien podría haber aprovechado este tiempo remojándome el culete porque aquí hace una temperatura del averno.

Pero me la he jugao. Porque traigo unas cosas tan bonitas y tan bien hechas para que este otoño lleves diseño, comodidad y calidad que no puedo más que enseñárselas a todo el mundo. Y bueno, sé yo que algunos pringuis quedamos de currelo detrás del PC y siempre se agradece un post bonico con el que echar el rato en esos ratos que el jefe no mira (no mira porque él sí está de vacaciones en algún “todo incluído”).

Sigue leyendo

¡Vuelta al cole! Petates que lo petan.

Si me llegan a decir en aquellos veranos de los 90 que alguna vez yo me ocuparía de la vuelta al cole en julio, me río a carcajadas durante dos días.

Pero aquí me tienen, oigan, haciendo fotos de petates (y de mochilas, y montones de estuches y libretas que están por llegar) con todo el calorazo de un verano extremeño como hacía tiempo que no sufríamos otro. Y lo que más me sorprende es que… tan feliz.

Sigue leyendo